ORACIÓN DEL CORAZÓN

ORACIÓN DEL CORAZÓN

Hay una oración breve, recibida del Oriente cristiano que es muy querida por las muchedumbres creyentes: Señor Jesús Hijo de Dios vivo, ten misericordia de mi, que soy un pobre pecador.

Repetimos esta oración, pausadamente y muchas veces, cuando estamos en la Iglesia, o en casa, o de viaje. Se puede rezar cien, o mil veces por día. Es una profesión de fe en Jesús verdadero Dios y verdadero Hombre, que salva del pecado, del demonio y de la muerte.

El efecto de esta oración del corazón es una gran calma interior, una aceptación de las dificultades

(Leer más)

LA ORACIÓN POR LOS AGONIZANTES

Santa Faustina - D. 1684

 

LA ORACIÓN POR LOS AGONIZANTES

En cierta ocasión, cuando por la tarde fui a la huerta, el Ángel Custodio me dijo: Ruega por los agonizantes. Comencé enseguida el rosario por los agonizantes junto con las jovencitas que ayudaban en la huerta. Terminado el rosario rezamos varias invocaciones por los agonizantes.

Terminado el rosario rezamos varias invocaciones por los agonizantes. Terminadas las plegarias, las alumnas se

(Leer más)

EL CORAZÓN DE JESÚS

EL CORAZÓN DE JESÚS


sagradocorazndejessmisionerosdelamor.gif

+ En cierta ocasión Jesús me hizo conocer que cuando le ruego por alguna intención que a veces me recomiendan, está siempre dispuesto a conceder sus gracias, pero las almas no siempre quieren aceptarlas.

Mi Corazón está colmado de gran misericordia para las almas y especialmente para los pobres pecadores. Oh, si pudieran comprender que Yo soy para ellas el mejor Padre, que para ellas de Mi Corazón ha brotado Sangre y Agua como de una fuente desbordante de misericordia; para ellas vivo en el tabernáculo; como Rey de Misericordia deseo colmar las alma de gracias,

(Leer más)

ORACION


Espíritu de santidad, aliento divino que mueve el universo, ven y renueva la faz de la tierra. Suscita en los cristianos el deseo de la plena unidad, para ser verdaderamente en el mundo signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad del género humano.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

ORACION


Espíritu de verdad, que conoces las profundidades de Dios, memoria y profecía de la Iglesia, dirige la Humanidad para que reconozca en Jesús de Nazaret el Señor de la gloria, el Salvador del mundo, la culminación de la Historia.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

Gracias os damos

graDIOS.jpg

ORACION

Venid, oh Jesús! Tengo tanto que deciros; tantas faltas por las cuales debo pediros perdón; tantas penas y cuitas que contaros. Cansado y desilusionado estoy de este mundo engañador y de sus necias promesas y diversiones. ¡Qué mentiroso y engañador es el mundo! Quiero descansar una hora con Vos, oh dulce Maestro. Vos me entendéis, y tenéis interés en mi bienestar espiritual y en mi verdadera felicidad. Mi corazón está fatigado y busca un lugar de descanso. Tiene sed de amor, porque para eso lo habéis creado. No permitáis oh Jesús, que corra tras las vanidades del mundo. Dadme una

(Leer más)

ORACION

Os doy gracias, oh Padre Celestial, por haberme dado a vuestro Unigénito Hijo. El solo me basta. Ah, ¡qué don mas precioso! Jesús es mío, ¡Padre Eterno! Yo os lo devuelvo, os lo entrego; pero Vos oh Padre, debéis aceptarme como a vuestro hijo y perdonarme en vuestra infinita misericordia todos mis pecados.

ORACION

Venid, oh buen Jesús, acordaos, como los pequeñuelos se alegraban de poder estar en vuestra presencia; dadme un corazón dócil e inocente como el de un niño. Zaqueo desbordaba de júbilo y contento cuando os hospedasteis en su casa. ¡Cómo se llena de gozo mi alma cuando venís a mí! ¡ Siempre me traéis tanta alegría y tanta paz y felicidad Nunca tenéis palabras de reproche.

LA SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

LA SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

 

 

Todos los años, el 1 de enero, al celebrar la octava de la Navidad, la Iglesia recuerda a María, la madre de Jesús, en el misterio de su divina maternidad. Como lo ha puntualizado muchas veces el señor Arzobispo de Guatemala, todos los privilegios marianos, especialmente su concepción inmaculada y su asunción al cielo, tienen su fundamento en el primero y principal de estos privilegios: el haber sido escogida para madre de Jesús. Por eso, celebrar la maternidad divina de María significa celebrar la grandeza de aquella que, sobre toda otra criatura

(Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar